miércoles, 31 de julio de 2013

EL COSTE DE UNA MALA CERTIFICACION ENERGETICA: CERTIFICADOS LOW COST

Aprovechando que en estos días se está hablando de los mil y un precios que existen para la certificación energética , que como ya habréis leído es necesaria para la venta o alquiler de una vivienda o local, os traigo un estudio comparativo del certificado de una vivienda siguiendo el método simplificado y aplicando valores por defecto a las características técnicas constructivas de la misma o realizándola con el estudio pormenorizado de sus aislamientos, muros, etc, ambos métodos igual de válidos.
Entre ambos casos la diferencia es de dos letras en la escala, es decir, de aplicar valores por defecto la vivienda tendría una calificación G, la última de la tabla -un paradigma del gasto y el mal aprovechamiento de los recursos- mientras que colocando valores reales de sus componentes constructivos la misma vivienda obtiene una califación E, es decir, estaría en la mitad de la tabla, que es más o menos por donde van a estar las vivienda normales.

¿Cual es la diferencia? No me creo que con el paso del tiempo esta calificación no sirva para nada. Más bien pienso que esta letra que ahora muchos van a ver como un impuesto innecesario, será la que marque en un futuro no muy lejano la necesidad de realizar las reformas necesarias para mejorar la calificación y en consecuencia el consumo, y antes de que pongamos el grito en el cielo, debemos pararnos a pensar, que la energía, la dependencia de otros países, el cambio climático, la deuda y el déficit del país, son cosas que nos influyen a todos.
En consecuencia, cuidado con esos certificados que nos ofrecen a precio de dos cañas y una de bravas. Es posible que en un futuro no muy lejano el que hoy ha querido ahorrar en su certificado, comprenda que tiene que volver a realizarlo, esta vez con un profesional y a un precio más lógico, para no tener que acometer unas obras de mejora, que muy probablemente, ni siquiera necesitase o no fuesen de la misma envergadura. Pan para hoy, hambre para mañana.
No te dejes llevar por cantos de sirena. Si alguien te vende algo muy barato y aún está ganando dinero es que no te está vendiendo lo que dice. Reflexiona como es posible que el técnico que revisa tu caldera cobre más por ello, que un universitario titulado que ha de venir dos veces a tu vivienda y hacer tres veces más comprobaciones, además de realizar un estudio de varias horas en su despacho y emitir un informe posteriormente con una responsabilidad civil adquirida.

CERTIFICADO ENERGETICO MALAGA

674 096 826